3 datos que debes conocer sobre los estándares de token

Estándares de token

Los estándares de token, un pilar esencial en el ecosistema de criptomonedas, juegan un papel crucial en la creación y gestión de diversos activos financieros digitales, incluidos los cada vez más populares NFT. En este contexto, es fundamental comprender la distinción entre criptomonedas y tokens. Aunque en la jerga cotidiana se utilizan de manera intercambiable, representan activos con orígenes y funciones diferentes.

1. Criptomoneda y Token

Las criptomonedas, como Bitcoin y Ethereum, son monedas nativas de sus respectivas redes. Su emisión y política monetaria están programadas en el código de la red y se generan mediante algoritmos de consenso. Por otro lado, los tokens coexisten en estas redes, pero difieren en que no están directamente vinculados al funcionamiento interno de la blockchain. Mientras las criptomonedas son esenciales para la economía de sus redes, los tokens son activos independientes, a menudo utilizados para aplicaciones específicas, plataformas descentralizadas u organizaciones.

La relevancia de los estándares de token radica en su capacidad para facilitar la coexistencia de diversas monedas comerciables en una misma red. Estos estándares, mediante reglas y especificaciones, guían a los programadores en la creación de activos, determinando funciones, cantidades a emitir e interacciones con las aplicaciones de la red. 

2. Origen y Evolución

Los primeros atisbos de tokens se remontan a 2011, cuando algunos de estos activos digitales vieron la luz en la red Bitcoin. Sin embargo, en esos primeros días, cada desarrollador adoptaba un enfoque único, utilizando herramientas y funciones personalizadas para crear productos tokenizados. Fue solo más tarde, con la proliferación de proyectos en Ethereum, que surgió la necesidad de estandarizar la creación de tokens.

Ethereum, desde su concepción, se perfiló como una red diseñada para ofrecer herramientas para aplicaciones descentralizadas (Dapp’s). En este contexto, los desarrolladores se percataron de los beneficios de utilizar tokens propios para impulsar sus economías internas. No obstante, la falta de un estándar común obstaculizaba la programación de estos activos, limitando la interoperabilidad en el ecosistema.

La respuesta a este desafío llegó con la propuesta del estándar ERC-20, presentado por el programador Fabian Vogelsteller en noviembre de 2015. Este estándar, al simplificar la emisión y comercialización de tokens en Ethereum, desencadenó una fiebre de Ofertas Iniciales de Monedas (ICO). A partir de este punto, los estándares de token se volvieron fundamentales para la creación de diversas formas de activos digitales, desde stablecoins hasta tokens no fungibles (NFT) y acciones tokenizadas de empresas crypto.

3. Características y Funcionamiento de los estándares de token

La diversidad de estándares de token es una constante en el universo de las criptomonedas. Cada red blockchain ha desarrollado sus propias normativas, y entre ellas destaca el conocido estándar ERC-20 en Ethereum. No obstante, es esencial comprender que no hay un enfoque único, y la variedad de estándares responde a las diferentes necesidades y aplicaciones.

La función principal de estos estándares es posibilitar la creación de múltiples activos en una misma red, ofreciendo a los programadores una guía clara sobre cómo programar tokens. Por ejemplo, el estándar ERC-20, ampliamente adoptado en Ethereum, establece reglas específicas para la programación de tokens, incluyendo detalles sobre funciones, cantidades máximas y otros aspectos relevantes.

Es relevante destacar que los estándares de tokens no son homogéneos y varían significativamente de una red a otra. Mientras Ethereum utiliza principalmente el estándar ERC-20, en Bitcoin es más común encontrarse con el estándar BRC-20. Estas diferencias se traducen en características específicas para cada red y su ecosistema.

Estos estandares de token desempeñan un papel crucial en las redes descentralizadas, ofreciendo diversas aplicaciones en plataformas descentralizadas y operando con flexibilidad en términos de emisión y funciones. 

Leave a Reply