¿Puede Crypto ( tecnología blockchain) curar la corrupción de los países en América Latina?

tecnología blockchain

¿Crypto, y la tecnología blockchain sobre la que se soporta, podría cambiar las reglas del juego en lo que respecta a la lucha contra la corrupción?

La misma pregunta se la hicieron en el 2019 los políticos de Uzbekistán cuando firmaron para que la tecnología blockchain se incorporará a las transacciones gubernamentales del país asiático en aras de optimizar la entrega de los servicios públicos y sumar transparencia a la rendición de cuentas. 

Y desde el 2017 las universidades españolas están abandonando los métodos tradicionales de autenticación y sustituyéndolos por el blockchain, lo que no solo acelera el proceso por el que los estudiantes reciben sus títulos sino que además eleva la confiabilidad frente al fraude en credenciales académicas. 

Pero ¿eso tan bueno y tan de moda en otras latitudes, se puede hacer en América Latina? La respuesta corta es sí, pero mejor sigue leyendo la respuesta larga.

Corrupción, un mal endémico que ahora se enfrenta a la tecnología

Según la Organización de las Naciones Unidas  (ONU) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el 30% del valor de un contrato financiado con dineros públicos en países latinoamericanos se pierde por la corrupción.

Es un mal endémico en la región que todavía arrastra escándalos de corrupción que salpican a gobiernos de toda índole en casi todos los países del cono Sur. ¿Recuerdas a Odebrecht? 

La corrupción afecta a todos los ciudadanos, y puede adoptar muchas formas diferentes, desde pequeñas cosas como la evasión de impuestos o el maltrato a los trabajadores, hasta cuestiones más amplias como la violación de los derechos humanos. 

¿La razón? Entre muchas razones, tal vez la más importante es la falta de registro, control, verificación  y seguimiento. 

La transparencia e inmutabilidad asociadas a la tecnología blockchain daría a los funcionarios públicos y los ciudadanos de a pie razones de peso para no incurrir en comportamientos poco éticos. 

Pero antes expliquemos qué es blockchain y por qué puede frenar la corrupción.

Qué es y cómo funciona la tecnología blockchain para combatir la corrupción

Blockchain es una tecnología innovadora que permite registrar y verificar las transacciones de una manera inmutable, segura y eficiente. Esto significa que es imposible cambiarlo una vez que algo se ha registrado allí, lo que hace que sus registros sean más fiables que los sistemas tradicionales.

Ofrece seguridad, rapidez y descentralización, lo que la convierte en una poderosa herramienta en la economía actual. Si quieres saber más sobre ella seguro en nuestro blog consigues la información que necesitas sobre el tema. 

Pero ¿por qué tanto alboroto con este tema del blockchain?

Básicamente por su capacidad de garantizar estas tres cosas: 

  • Seguridad: se basa en la criptografía, sus operaciones quedan encriptadas mediante un código.
  • Independencia: al ser descentralizada no depende de terceros ni intermediarios.
  • Inmutabilidad: al ser inmutable, es decir, que no se puede cambiar a voluntad, lo que se escribe escrito queda y no hay poder humano que lo pueda borrar. 

Estas tres características son clave para mejorar la confianza mediante la transparencia, la imparcialidad y el control de los procesos de selección. 

Así, las cadenas de bloques son un libro abierto sin margen para la manipulación, ya que almacenan la información sobre las transacciones u operaciones de forma segura, sin interfaces vulnerables en comparación con otras tecnologías existentes en la actualidad. 

Por ejemplo, si aplicáramos blockchain en un proceso de contratación pública (de esos que tanto nos afectan como ciudadanos) tendríamos como resultado:

  • Se eliminaría cualquier posibilidad de modificar las condiciones o los documentos finales de la licitación después de que se hayan publicado. Incluso el intento de hacerlo quedaría marcado como una alerta. 
  • Los licitadores presentarán propuestas encriptadas que se almacenan en un sistema descentralizado, por lo que no hay posibilidad de que se alteren o cambien después del proceso de cierre. ¡Olvídate de presentar una propuesta después del cierre!
  • La evaluación de los requisitos sería automatizada y a través de una evaluación de puntaje que permitirá entender la decisión a través de un componente altamente cuantitativo, transparente y con cero posibilidad de interferencia por parte de terceros. 

¿Quieres ejemplos de que blockchain ya marca la diferencia?

  • Colombia: desde el año 2020 la Procuraduría General de la Nación en Colombia, en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Foro Económico Mundial dio luz verde al “Proyecto de la Transparencia” que permitirá combatir la corrupción en los procesos de contratación pública gracias a un software piloto que utiliza tecnología blockchain. ¿La meta? Contribuir a la transparencia gubernamental y abordar un cambio cultural en los procesos públicos de contrataciones.
  • Perú: si hay un pionero en tecnología blockchain para combatir la corrupción en América Latina, ese es Perú. Desde el año 2019 la central de compras públicas del Gobierno nacional, “Perú Compras” implementó la tecnología blockchain en sus sistemas tokenizando las órdenes de compra digitales. ¿La meta? Combatir la corrupción interna en la contratación pública.

Aunque blockchain ofrece una gran promesa en la lucha contra la corrupción, es importante recordar que todavía es una tecnología emergente

Hay muchos retos a los que se enfrenta su implementación, pero con la innovación continua y el compromiso de los sectores público y privado, podemos superar estos obstáculos. 

Esta tecnología, más conocida por ser la columna vertebral de criptomonedas, tiene el potencial de ayudar a reducir o incluso eliminar la corrupción; desde ayudar a rastrear el gasto del gobierno hasta prevenir el fraude electoral. 

Aunque aún es pronto para las soluciones anticorrupción basadas en blockchain, hay motivos para esperar que esta tecnología pueda marcar una verdadera diferencia a la hora de abordar uno de los mayores problemas a los que se enfrenta nuestro mundo hoy en día. 

Leave a Reply